Busca en mi blog | Search my blog:

2008/08/03

Johnny Winter (Crónica Concierto Leganés 2008.07.25)

Ya me puedo morir a gusto. Eso fue lo que dije cuando vi a Johnny Winter en el Conde Duque allá por el 99. Menos mal que aguanté hasta el 25 de julio de 2008. Y menos mal que Johnny aguantó también. Porque el tipo esta hecho unos zorros: tiene la edad de tu padre, pero parece tu abuelo. Pero sin artritis, porque el tío sigue siendo un cabroncete con la guitarra (aunque los años no pasen en balde).

Casualidades de la vida, estaba yo sentado junto a la madre del bajista de los teloneros (Scott McKeon). La mujer vive en Torrevieja y su hijo en Inglaterra, por lo que le está siguiendo en la gira por España. Madre no hay más que una... Todo esto lo digo porque la buena mujer me contó que Johnny Winter está tan mal, que aparece en el escenario en silla de ruedas (toma!), le traen la comida de EEUU directamente (ala!), y que (agárrate que esta es buena) mantiene los horarios americanos allá donde vaya, que eso del jet lag no es lo suyo. Vamos, que aquello parecía la antesala de la muerte del albino.

El concierto comienza sin el bueno de Johnny: guitarra (Paul Nelson), bajo (Scott Spray) y batería (Tony Beard). Una formación minimalista de las que me gustan a mí. A la mitad del tema introductorio, entra el escuálido albino, que apenas puede tenerse en pie, PERO SIN LA SILLA DE RUEDAS! ( go, Johnny, go!). Ya sentado, le acercan la guitarra coreana esa que tiene (¿se la fabrica FEBER, o es la última versión para el GUITAR HERO de Nintendo? Por Dios, que cosa más horrorosa). Paul Nelson desaparece y no volverá a participar hasta el It's All Over Now, casi al final del concierto.

Una vez superada la emoción inicial, reconozco que comienzo del concierto me deja un poco frío, pero, ¿¡qué coño?! ¡TENGO A JOHNNY WINTER DELANTE!

El que me trajo loco en la primera parte del concierto fue el bajista Scott Spray. Qué poderío a las cuatro cuerdas. No es que maltrate al bajo, pero lo toca con desprecio, con desdén, le mete mano, lo somete y domina. Ningunea a un instrumento que presenta indudables problemas de envergadura y digitación, con esas cuerdas como maromas de barco.


Llegamos a la mitad del concierto con She Likes To Boogie Real Low y Miss Ann, y ya al final encadena temazos como Johnny Guitar, It's All Over Now, Highway 61, que enardecen a un público que bajó de las gradas para bailar a los pies del escenario del Teatro Egaleo de Leganés.

La gente pide bises como loca. Pero Johnny debe estar ya en el backstage esnifándose una bombona de oxígeno, que no creo que esté para otras sustancias. No está mal al fin y al cabo. El viejo se ha currado hora y media de concierto. A ver si aprenden otras divas del mundillo este, que con 60 minutillos ya se creen que cubren el expediente.

Francamente, creo que en este concierto estuvo Johnny mejor que en el de hace 9 años, en donde me dio mucha pena (y no fui el único que sintió lo mismo), ya que iba al ralentí y no era capaz de seguir el ritmo de bajo y batería. Fue un homenaje al Drogas No en toda regla, aunque creo que su albinismo también tiene su cuota de culpa en su precario estado de salud.

Merchandising: Madre mía, que camisetas más feas intentaron vender. Y lo de tener un sólo CD a la venta, y a 15 Euros, me parece de broma. Viva AMAZON, leñe, que te lo llevan a casa y te deja escuchar antes de comprar.

Website del Artista

Vigilan que no se ahogue el enano del snorkel...

Busca en mi blog | Search my blog: